Covid-19, una vez más.

Saludos a todos

Ser una mujer en esta sociedad, es una batalla permanente en el día a día. Pero ser una mujer de nombre y además intelectual de apellido es un baldón para su futuro, pues desde ese conocimiento todas las puertas que se te deban abrir para tu realización se procrastinarán para que te sientas impotente y con las manos atadas.

Cuando hay poder se abusa del poder. ¿Qué hace que una persona sea creible, tal vez sus cejas, o vivir pensando que la vida está dominada por el azar, sin miedo y esperanza, o ser una mujer mártir viviendo como tal?

mujer blog

Ocho semanas después del inicio de esta parada en seco de nuestras vidas cotidianas, deberemos haber hecho los deberes, pues el examen será sorpresa y no se aceptarán excusas como decir que no hemos tenido tiempo. Lecciones de empatía, respeto y humanidad que habremos de haber aprendido guiándonos por un nuevo aprendizaje de nosotros mismos marcando las pautas de los límites a seguir, respetando a la mujer como lo que és, una maravilla de la Naturaleza. Nada es aleatorio, todo está determinado, a pesar de que los escenarios de las frivolidades nos quieran embaucar, con anuncios de tv, denigrándonos en nuestro mayor tesoro que es la feminidad.

No hay más verdad que la que todo es mentira, y no hay más mentira que la que dice que hay una única verdad. No hay derecho entre cielo y tierra a la manipulación de la vida de las mujeres, por muchos amigos y estatus social que se hayan creado con un engolamiento de ego elevado como un globo. El Covid-19 está afectando a la salud, al empleo, la cultura y demás vertientes de aprendizaje de las personas que habitamos en este país, pero una vez más en las estadísticas determinadas como la economía las féminas salimos perdidendo. Parece que la sociedad misógina aún no ha aprendido la lección que nos está enseñando el coronavirus a mujeres y a hombres, a todos por igual, y sinceramente el tiempo no se cuenta para perderlo, el tiempo se cuenta para vivirlo viviéndolo, no hay otro modo, pues es finito.

    Una pregunta:

    ¿Qué ocurriría si Pedro Sánchez, el presidente del gobierno de España, en la próxima comparecencia desde el Palacio de la Moncloa, se derrumbase y confesase que es un actor?

© Carmen María de Carboneros

 

Esta entrada fue publicada en EVENTOS, HISTORIA, OLAVIDIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s