Covid-19, Deus vult

Saludos a todos

20200406_215316

 

La balanza del engaño del siglo XXI se está inclinando lentamente por salvar las vidas de los terrícolas, cesando la producción que no sea básica. La economía marca el paso de la charanga mal sonante que no termina de afinar una melodía con la que aúne a todos los que dirigen el ritmo de las nuevas directrices, desconocidas hasta la llegada del Covid-19. La Sanidad Pública Española, coronada reina como ejemplo de escolanía a nivel mundial por un repetitivo y engreído dogma del Gobierno de España, que prodigaba con empoderamiento y a boca llena ante cualquier comunicado público. Esta Sanidad ha sido destronada por un coronavirus que ha eliminado el emblema de “mejor sanidad del mundo” de su regia testa, dejando caer al contaminado suelo su monárquica capa con el gesto de un halo invisible que ha llegado hasta los pulmones del sistema sanitario ahogándola; desprotegiéndola ante el coronavirus, el cual se ha encargado de vestirla sustituyendo esa capa con la desnudez de la desprotección de sus sanitarios ante tan desconocido agresor, teniendo que ataviarse en excesivos casos de los plásticos contaminantes de las bolsas de basura. Bolsas de basura que hacen de coraza nimia ante el magnánimo poder del Capitán General Covid-19, jefe de todos los ejércitos pandémicos, solemne en la potencia de su destrucción, al cual combatimos todos los ciudadanos con la higiene y el confinamiento, como mejores medidas y armas ante el desconocimiento de su proceder evitando solidariamente que triunfe en el mundo entero. No somos iguales para todos, la Sanidad, dividida y privatizada en algunas comunidades, las mismas que ahora lanzan mensajes de auxilio ante la saturación, nos trata de diferente manera a los contagiados. Predicar con el ilustrado pensamiento, ensalzando las bondades de los hospitales está muy bien. Pero lo de “A Dios rogando y con el mazo dando”, no cuadra con el predicamento, ya que según van enfermando los españoles dada la saturación de las Ucis, van ingresando en los hospitales de campaña, excepto casos de personas de élite que tienen reservadas sus camas, respiradores y atenciones entre las paredes que aseguran cuidados de calidad, adecuados al contagio del Covid-19 para dirigentes de este gobierno que “defienden” el socialismo. Dirigentes que trabajan para las tiendas de dinero del IBEX35, que por preservar la economía y no dejar caer el índice bursátil, renegando de la parada de las empresas cuya producción no es básica en esta pandemia, están dejando peligrar y caer miles de vida en este combate surrealista. El contagio y la superación del Covid-19 están inexorablemente unidos a la atención sanitaria, están vinculadas en la vida y en la muerte, haciendo sus reparticiones como en una ruleta rusa, albergando la esperanza de que todo saldrá bien, pues Deus vult, al igual que el Estado reparte la seguridad de futuro para sus ciudadanos.

© Carmen María de Carboneros

.

 

Esta entrada fue publicada en HISTORIA, OLAVIDIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s