LOS CALERINES EN CARBONEROS.

                                                           CALERINES EN CARBONEROS.

                                     “Nacimos con el Fuero para la Concordia de los pueblos”.

Saludos a todos.

Muchos pueblos siguen teniendo vestigios de haber tenido calerines, ó de seguir conservándolos como es el caso de Carboneros. Los calerines son sitios geográficos aislados de la población donde se fabrica cal. La piedra caliza cuando es sometida a un tratamiento específico tiene muchos usos, el más conocido y visual es el de encalar las paredes de las casas.

La cal viva se usa en diversas industrias, y de diferente forma. En la industria alimentaria, se utiliza en la industria azucarera , en la elaboración de azúcar de remolacha ; en la ostricultura ; en piscicultura; en la industria cervecera, en la industria láctea; en la fabricación de colas y gelatinas, en el tratamiento del trigo y el maíz; en la industria vinícola; en la conservación de los alimentos; en la mixtamalización del maíz para obtener la masa y hacer tortillas mexicanas y todos los derivados de ellas.

20190324_173949

Fotografía de la entrada de un calerín en Carboneros, hecha por Carmen María Fernández Casas ©

La cal engloba con este nombre a todas las formas en que se puede encontrar el óxido de calcio (CaO), denominada cal viva, y el óxido de calcio y magnesio (CaMgO2), denominado dolomía calcinada. La cal viva se obtiene por calcinación de la piedra caliza, que se extrae de la cantera, y se cuece a una temperatura de 900º y en este proceso libera CO2, la densidad del óxido de calcio es de 1000 Kgrs/m3. Tras la calcinación de la caliza y el enfriamiento, los terrones de cal viva, se sumergen en agua y se obtiene la cal apagada, lista para su uso. Dependiendo de la cantidad de agua que echemos a los terrones de cal, obtendremos cal apagada en pasta ó cal apagada en polvo.

La tarea de encalar fachadas, patios, estancias de animales (cuadras), antiguamente era muy común y tradicional, por la fácil adquisición y manipulación, y por el poder desinfectante que contiene, además de ser el color blanco refractario a la luz del Sol, muy importante en Andalucía, debido a las altas temperaturas que se llegan a alcanzar en pleno verano. Las mujeres eran las encargadas de hacer dicha tarea en la época de verano, según la mentalidad de aquellos años, pues se consideraba un trabajo de mujeres. En Andalucía hay muchos pueblos llamados “blancos”, que tienen todas las fachadas de todas sus casas encaladas totalmente, sin que se turbie esa blancura con ningún otro color.

20190324_174015

Fotografía desde otra perspectiva de un calerín de Carboneros, hecha por Carmen María Fernández Casas ©

Los calerines eran hornos artesanales, hechos aprovechando oquedades naturales, que ya eran tradicionales de hacer entre los romanos y los árabes. La cal se ha usado desde la más remota antigüedad de conglomerante en la construcción.

El historiador y filósofo David Hume, de Inglaterra, relata como durante los comienzos del reinado de Enrique III, la marina inglesa destruyó a la flota invasora francesa cegando a la flota con cal viva, arrojándoles dicha sustancia a la cara, incapacitándolos para defenderse.

Una de las principales aplicaciones que de la cal hicieron los romanos fue en la construcción de sus calzadas. Una sección de la Vía Apia estaría formada por tres estratos:

_el primer estrato (statumen) era de piedra dura y plana, cortada en grandes fragmentos, que se unían en algunos casos con cal y arena.

_el segundo (rudus ó ruderatio) era de cantos ó fragmentos de piedra partida que se aglomeraba con cal grasa para dotarla de mayor solidez.

_el tercer (summum dorsum ó summa cresta) estaba configurado por grandes piezas poligonales que encajaban perfectamente entre sí.

Los “Calcis coctores” (cocedores de cal, caleros) de Roma. En el código Teodosiano se dedica un capítulo entero (De calcis coctoribus urbis Romae et Constantino politanae), al conjunto de normas destinadas a regular el trabajo de los productores de cal, que a su vez eran los encaladores de los edificios públicos. Estos datos son una recopilación de leyes vigentes durante el Imperio Romano. Dicho código fue dictado por el emperador Teodosio II en el año 438 d. c.

20190322_120403

Vista desde el calerín  en Carboneros. Fotografía de Carmen María Fernández Casas ©

Esta entrada fue publicada en HISTORIA y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s