REPRODUCCION DE LA LLEGADA DE LOS PRIMEROS COLONOS DE ALEMANIA A CARBONEROS.

REPRODUCCIÓN DE LA LLEGADA DE LOS PRIMEROS COLONOS DE ALEMANIA A                                 CARBONEROS, COLONIA DE LAS NUEVAS POBLACIONES.

“Nacimos con el Fuero para la Concordia de los pueblos”

 

Saludos a todos.

 

En el mes de agosto de cada año se celebran las Fiestas de la Fundación de Carboneros, en ellas se conmemora la colonización de este pueblo, allá por el año 1767. La colonización se realizó durante el reinado borbón de Carlos lll, y bajo la Superintendencia de D. Pablo de Olavide. Un proyecto de enorme envergadura, que al final fue un éxito, pues aquí estamos, aunque no escatimaron en esfuerzos , determinación y esperanza.

Grabado imagen de un bandolero.

Grabado imagen de un bandolero.

“Nacimos con el Fuero para la concordia de los pueblos”.

Trajeron colonos de Centroeuropa, aquí, alemanes, y aunque se ha perdido la lengua madre que traían, no ha sucedido lo mismo con su genética, sus apellidos y sus tradiciones, como la tradición de la Fiesta de Pintahuevos.
Las Fiestas de la Fundación se organizan en el pueblo de Carboneros por una Comisión de Festejos y se celebran en unas fechas vacacionales, en las que nos acompañan los nacidos en este pueblo que por circunstancias residen durante el resto del año en otra ciudad.
En agosto del 2013, en las Fiestas de la Fundación, formó parte de los actos festivos un evento novedoso hasta ahora, que fue la recreación de la llegada de los primeros colonos a esta colonia de las Nuevas Poblaciones de Sierra Morena.
En la representación participaron varias asociaciones de las cercanas poblaciones de Bailén y de Linares, y por supuesto habitantes de Carboneros. Este acto comenzó en la calle Escolástica, (en el siglo XVlll La Escolástica, era una aldea dependiente de Carboneros y estaban separadas), plaza octogonal debida al estilo arquitectónico ilustrado de aquella época, donde estaban representantes y cargos importantes del Reino de S. M. Carlos lll, como D. Pablo de Olavide, Thürriegel, Secretarios de Estado, capellanes, escribientes, colonos y colonas, soldados a caballo y demás autoridades, todos ataviados con ropas semejantes a las que usaban en aquella época. El camino se hizo a pie, acompañado del retumbar de los tambores que tocaban los soldados que seguían la marcha andando, siguiendo el antiguo Camino Real hasta llegar a la Plaza de la Parroquia de la Concepción, en la que estaban esperando otra parte de los poderes del siglo XVlll y algunos animales de granja para entregar como dotación a los colonos y colonas, en la entrega de suertes.

Momento de la representación, con miembros de las asociaciones que recrearon el acto.

Momento de la representación, con miembros de las asociaciones que recrearon el acto.

En la repartición de las tierras no faltaron intervenciones de bandoleros, a caballo unos, entre los espectadores otros, muy espectaculares pues iban fielmente ataviados, y sus simulaciones muy reales al igual que el tronar de sus trabucos. Bandoleros que por supuesto redujeron en sus fechorías los soldados que estaban a cargo de proteger a la población asistente.

El párroco, bandoleros, colonos ataviados conforme el acto requería, acompañados de Manolo Otero.

El párroco, bandoleros, colonos ataviados conforme el acto requería, acompañados de Manolo Otero.

Los bandoleros fueron el principal motivo por el cual se colonizó estos lares. Carboneros por su orografía, era un sitio especialmente habitado por estos, pues los cerros circundantes les servían de guaridas y de puntos de vigía en sus elevaciones y además se encontraba en el curso del Camino Real, a mitad de camino entre la colonia de La Carolina y la de Guarromán.
En la representación, cada colono era llamado a presentarse ante D. Pablo de Olavide, hacía “el juramento” y se le entregaba el pergamino donde se indicaba el nº de suerte que se le adjudicaba, el nº de departamento en el que se encontraba la suerte (en el caso de Carboneros había cuatro departamentos), y el nombre y los apellidos del colono que recibía dicho pergamino, como dueño de tales tierras.
Los soldados tuvieron que hacer muchas intervenciones amenizando el acto, pues los altercados no solo los producían los bandoleros; pues algunos colonos estaban impacientes y se adelantaban queriendo usurpar la identidad que no le correspondía, creando un ambiente lo más fiel posible a lo que sucedió en la verdadera entrega de suertes, allá por el siglo XVlll. Cuanta fuerza tenían aquellas almas venidas de tan lejos, cuanta esperanza de tener un futuro en tierra extraña, y cuanta desesperación por si no recibían lo prometido…….
Al acabar la entrega de suertes a todos los colonos, se lanzaron a vox pópuli varios “Viva el Rey Carlos lll”.
Una reproducción de un hecho muy importante, el comienzo de la semilla de la colonización, un trabajo tedioso que no tiene la importancia que merece, pues los orígenes son los pilares de toda sociedad que se precie y los orígenes de los habitantes de Carboneros han labrado una historia muy especial, la cual no hay que dejar de cuidar para que de frutos para todos.

Carmen María de Carboneros ©

Esta entrada fue publicada en EVENTOS, HISTORIA, OLAVIDIA y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s